LA EDUCACION Y LAS CREENCIAS

26 junio 2019

En la primera infancia, se desarrolla un proceso en el cual los niños incorporan frases, ideas y creencias que provienen de los padres, de la escuela y de la sociedad.

Ese ser libre que somos, nuestro libre albedrio, se ve tutoreado, dirigido, ordenado por otros seres humanos que nos trasmiten su forma de sentir, pensar y hacer.

Esa sumatoria de ideas y conceptos van a ir constituyendo nuestras creencias, a partir de las cuales iremos construyendo nuestras vidas.

Nuestras creencias van a ir definiendo, el lente con el que vamos a observar y percibir el mundo que nos rodea.

La escuela debe trabajar con nuestro “Ser” y enseñar a los alumnos a revisar esas creencias incorporadas a su vida y no contribuir a incorporar nuevas creencias.

Si revisamos esas creencias, iremos sintiendo que son muchísimas las ideas que tenemos gravadas y que no tienen nada que ver con lo que en realidad sentimos.

Es cada vez más difícil ser docente, porque hay que estar muy capacitado para transitar el escabroso camino que va entre educar y el generar las condiciones para el nacimiento de un “Ser” libre e individual.

Una regla que debemos superar es sostener que la cultura se va transmitiendo de generación en generación.

La escuela y los padres quieren que los niños compartan los valores esenciales con lo que fuimos criados y formados nosotros. Pero puede haber valores que sean apreciados de diferente manera por nuestros niños.

Si educamos en el libre albedrio y no con los métodos de la escuela “Prusiana”, no debemos imponer a nuestros educandos, ideas, dogmas y creencias que nos fueron impuestos en el pasado.
En la escuela de hoy, el docente debe estar preparado para ayudar a los niños a revisar sus creencias con mucha apertura, con mucho amor y de esa forma enseñar a vivir mejor.

El docente debe estar preparado para acompañar a los niños a descubrir y darse cuenta en qué medida actuamos basados en satisfacer necesidades y valores que nos fueron impuestos en beneficios de terceros (Ej. Tener, retener y acumular bienes materiales, el consumismo etc.).

La escuela tiene que dejar de ser un instrumento que sirva como herramienta para transmitir creencias basadas en necesidades y valores con lo que coincidimos, porque no sirven ni ayudan al bien común y sirven solamente para apetencias individuales o sectoriales.

La educación debe servir para crecer y evolucionar consciencialmente, esto implica advertir cuales son nuestras creencias, revisando y corrigiendo aquellas que nos complican y no nos ayudan a vivir en comunidad.

El Derecho Educativo debe acompañar a la escuela a plantearse en qué medida está sirviendo hoy, para sostener intereses individuales o corporativos en perjuicio de la comunidad


EL DERECHO EDUCATIVO EN EL CAMBIO DE PARADIGMA ESCOLAR

16 febrero 2012

Las características de los niños y niñas de hoy, no solamente denotan cambios en su excelente capacidad cognitiva, sino que también han transformado sus percepciones en todos los ámbitos, destacándose su agudo nivel de empatía y la posesión de una sorprendente apertura psíquica y espiritual, cambios que no son canalizados correctamente a nivel familiar ni escolar

I.- Otros niños, otra pedagógica, otro derecho

Es por ello, que hoy se necesita más que nunca, de una capacitación especial de padres y profesores; esta capacitación debe realizarse en forma urgente en la propia escuela, por medio de la práctica diaria de la convivencia, basada esta, en normas que contengan los valores fundamentales y que sean creadas, reformadas y aceptadas por toda la Comunidad Educativa, mediante su efectiva participación democrática.
El derecho debe acompañar a la nueva escuela, como instrumento principal de las interrelaciones subjetivas, acomodando su perfil en el nacimiento de una nueva humanidad, en la creación de un nuevo derecho, que acomode sus normas de convivencia a características especiales basadas en la expresión del sentimiento y no en su represión, normas de conducta cuya motivación sea el cimiento de la solidaridad y el amor; y no la competencia, la confrontación y la agresión.
Los fines a conseguir por medio de las normas del nuevo derecho deben ser el bien común, la ética, y la paz, erradicando definitivamente todo objetivo egoísta, dañino e inmoral de la Comunidad educativa y por lógica de la unidad escolar.
John White, miembro de la Asociación Antropológica Americana plantea que: “Se está perfilando una nueva humanidad, que se caracteriza por una psicología ya modificada”; eso se trasluce en que tenemos en nuestra casa y/o en el aula, a un niño/a cuyo aparato sensorial y emocional ya es más sensible; por lo que es capaz de percibir espectros energéticos y cognitivos que a veces el mismo adulto no percibe. Es por esto, que el mencionado investigador habla de un giro de la humanidad en su conjunto y lanza la posibilidad de la aparición del Homo Noeticus, el hombre de conciencia.
Es basada en estas transformaciones que proponemos que el Derecho Educativo elabore en cada ámbito escolar un programa especial que denominamos “Plan de Derecho Educativo para la Convivencia Escolar (P.D.E.C.E.)” con el objeto de activar diariamente la concientización de la Comunidad Educativa y tendiente a que la misma elabore y experimente sentimientos y pensamientos propios basados en valores genuinos, que conformen normas de convivencia sostenidas por el deseo del bien común y dirigidas a privilegiar la cultura de paz; y que su realización se formalice por medio de la aceptación de todos y el deseo ferviente de no querer imponerle al otro sus razones, sino que las normativas se basen en el respeto a los sujetos que integran el ámbito escolar y comunitario.
Es decir que si llegamos a la conclusión de que las características de los niños/as de hoy, no son solamente sus altas capacidades cognitivas, sino que contemplamos también sus amplias percepciones en todos los ámbitos, sus agudo nivel de empatía y sus sorprendentes aperturas psíquicas y espirituales.
Al mismo tiempo observamos una capacidad que los hace capaz de comprender y experimentar los sentimientos y pensamientos de los otros; sorprendiéndonos que puedan ver los diferentes aspectos de una misma cosa y también el contenido multidimensional de la misma, ha llegado el momento de pensar y concebir una pedagogía nueva destinada a ayudar al educando a desplegar una motivación solidaria y amorosa, no competitiva ni agresiva, al mismo tiempo que logre un sentido de identidad inclusiva-colectiva, no aislada-individual y también aptitudes que sostengan propósitos benevolentes y éticos, eliminando en las escuelas aquellas conductas dañinas, violentas e inmorales.
Es precisamente a esa “nueva pedagogía”, a la que debe apuntalar el derecho en las escuelas, formando normas de convivencia basadas en principios y valores no negociables, que surjan de una Comunidad Escolar consustanciada por una visión especial del Derecho Educativo, y lograda mediante el desarrollo del plan especial que venimos propiciando en nuestros documentos.

II.- La transformación del Derecho y la Escuela El Derecho Educativo emplea a la escuela como un laboratorio social, para procurar la legitimación del derecho; y la escuela debe emplear al derecho para concientizar a toda la Comunidad Educativa –no solamente a los alumnos- de una participación democrática activa en la conformación y aplicación de las normas de convivencia escolar.
Pero para lograr este objetivo, primero el derecho debe ser transformado en su visión y concepción.
El derecho debe dejar de ser represivo, basado en el miedo al castigo para lograr su cumplimiento. Precisamente el derecho fue perdiendo legitimidad y consenso en la sociedad, a medida que los preceptos impuestos querían manipular la conducta de las personas, por medio de la sanción o el soborno, produciendo en ellas una resistencia, al ser obligados a obedecer una disposición autoritaria, impuesta por otros sujetos, sin su participación ni aceptación, y que tampoco se basaba en valores fundamentales ni estaban destinadas al bien común.
El derecho en el laboratorio escolar debe ser conformado y aceptado por todos los integrantes de la Comunidad Educativa, que tiene necesariamente que participar y tener conciencia plena de que las normas de convivencia que se pone en vigencia en el ámbito escolar, deben ser respetada por su perfil especial, y que la mismas tienden a lograr, el bien común de todas y cada uno, de los sujetos que integran la comunidad escolar.
Si como expresamos anteriormente la “nueva humanidad” no se va a conformar en un Homo Sapiens, sino en un Homo Noeticus (hombre de conciencia); debemos trabajar para lograr que el nuevo derecho se base en la conciencia de su acatamiento y no en el cumplimento por miedo a la sanción.
Para poder lograr esta transformación del derecho debemos estructurar u plan especial (P.D.E.C.E.), para implementar en las escuelas la formación futura de una Comunidad Educativa concientizada en hábitos de aceptación y respeto por el otro y de confianza en solucionar sus diferencias por medio de la negociación, escuchando y comportándose como una persona que sabe estimular al prójimo y dar amor.
Para conseguirlo, lo primero es organizar el ámbito escolar de tal forma que todos y cada uno de los integrantes de la Comunidad Educativa puedan participar de la actividad diaria escolar, involucrándose en la misma, interesándose por el centro escolar, y que cada integrante de esa comunidad, docentes, alumnos, padres, no docentes, ex alumno etc.; esté preparado para comprender que lo único valedero para alcanzar los objetivos de bien común es conseguir vencer los obstáculos que se presenten por medio de la negociación permanente y continua.
También es necesario consignar que para lograr trasformar nuestra conducta actual, debemos comprender y practicar concientizarnos que es necesario eliminar hábitos de culpar al otro, de quejarse, de criticar, de insistir, de amenazar, de castigar o sobornar al prójimo. Estos malos hábitos lo debemos trasmutar por hábitos de aceptación y estimulación de los otros integrantes de la comunidad escolar; debemos aprender a escuchar al otro y respetar sus ideas, no discriminando y apoyando el bien común y confiando siempre que podremos solucionar nuestras diferencias por medio de la mediación.
Todo estos hábitos deben estar aprendidos y practicados, formando una conciencia clara en todos los integrantes de la Comunidad Educativa, antes de que se plasme el nuevo derecho en las normas de convivencia escolar, con la participación y aceptación de todos y cada unos de sus integrantes.

III.- Conclusión Es nuestra propuesta que el derecho se emplee en la escuela como un soporte principal de cambio de conciencia y hábitos destinados a formar una nueva humanidad, lejos de los vicios actuales que desencadenan violencia y frustración en la comunidad mundial.
Es nuestro anhelo que este plan de cambio en la pedagogía y en el Derecho Educativo se lleve a cabo en todas las comunidades y escuelas, realizándose talleres y cursos de perfeccionamiento, cuyos objetivos sean la concientización de los docentes, padres y adultos de la necesidad del cambio y la transformación, para lograr en definitiva que por medio de la escuela se permita en forma inmediata que los nuevos niños/as se les brinde una educación acorde a su alta sensibilidad física y emocional, atendiendo en forma especial su aspecto social, ético y espiritual.


El derecho como eje central de la convivencia

29 julio 2011

Entendemos por convivencia escolar la interrelación entre los diferentes miembros de un establecimiento educacional, respetando las normas que de común acuerdo aprueban y que tiene incidencia significativa en el desarrollo jurídico, ético, socio-afectivo e intelectual de la institución educativa y no se limita a la relación entre las personas, sino que incluye las formas de interacción entre los diferentes estamentos que conforman una comunidad educativa, por lo que constituye una construcción colectiva y es responsabilidad de todos los miembros y actores educativos sin excepción.
El Artículo 2º de la Ley de Educación Nacional Nº 26.206 reconoce que la educación es un bien público y un derecho personal y social que el Estado debe garantizar. Esto es complementado por lo dispuesto en el Artículo 8º de la mencionada ley, que expresa: “la educación brindará las oportunidades necesarias para desarrollar y fortalecer la formación integral de las personas a lo largo de toda la vida”. Es precisamente por medio de la convivencia en la comunidad educativa; por la conformación de sus normas y por la práctica de las mismas, que se puede lograr esa “formación ciudadana” que prescribe el inciso “c” del Artículo 11º de la Ley 26.206; esta formación –agrega el artículo e inciso consignado- tiene necesariamente que estar “comprometida con valores éticos y democráticos de participación, libertad, solidaridad, resolución pacifica de los conflictos, respeto a los derechos humanos, responsabilidad, honestidad, valoración y preservación del patrimonio natural y cultural”.
Esto valores que marca la nueva Ley de Educación Nacional, deben ser introducidos en la institución educativa por medio del derecho que regule, favorezca y articule la participación de los distintos actores que constituyen la comunidad educativa: directivos, docentes, padres, madres y/o tutores, alumnos, ex alumnos, personal administrativo y auxiliar de la docencia, profesionales de los equipos de apoyo, cooperadoras escolares y otras organizaciones vinculadas a l institución escolar (Artículo 124º Ley 26.206).
Para ello, todos lo integrantes de esta comunidad educativa deben definir su código de convivencia (Artículo 123º inciso “i”), interviniendo en la elaboración de su normativa y aceptándola en su integridad, tomando conciencia de la importancia de las normas para la convivencia diaria de todos los sujetos que integran la comunidad y por último tomando el habito de desarrollar practicas de mediación que contribuyan a la resolución pacifica de los conflictos (Artículo 123º inciso “j”).
Para la Ley de Educación Nacional 26.206 es tan importante la formación de la comunidad educativa por medio de la convivencia en la institución educativa, que prescribe conductas a seguir por los distintos actores que integran la comunidad escolar, teniendo como constante que esta convivencia se realice mediante el respeto constante de los principios y valores que contengan las normas de interrelación comunitaria elaborada por los propios sujetos comprendidos en las mismas.
Así por ejemplo, prescribe para los docentes como deber el de “respetar la libertad de conciencia, la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa” (Artículo 67º inciso “f”). Como deber de los alumnos el de “respetar las normas de convivencia y disciplina del establecimiento escolar”; “participando y colaborando en la mejora de la convivencia escolar; respetando la libertad de conciencia, la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa” (Artículo 127º incisos “c”, “d” y “e”). También los padres, madres y tutores de los estudiantes tienen –de conformidad a lo establecido en la ley- el deber de “respetar y hacer respetar a sus hijos o representados la autoridad pedagógica del docente y las normas de convivencia de la unidad educativa”; además deben comprometerse a “respetar y hacer respetar a sus hijos y representados la libertad de conciencia, la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa” (Artículo 129º incisos “d” y “e”); para lograr esto los padres, madres y tutores tienen el derecho y la obligación de participar en las actividades de los establecimientos y organismos escolares (Artículo 128º inciso “b”).
Este marco legal que fija la Ley Nacional de Educación 26.206, representa la introducción del Derecho Educativo como eje central de la convivencia escolar en las instituciones educativas. Esta participación normativa debe estar imbuida por principios y valores que marca la misma ley respecto a garantizar la inclusión educativa y la diversidad cultural por medio de la integración de todas las personas incluso aquellas con discapacidad temporal y permanente, sin admitir discriminación de género ni de ningún otro tipo. (Artículo 11º incisos “d”, “e”, “f” y “m”).
La calidad de la convivencia, así entendida, en la escuela, es un antecedente decisivo que contribuirá a configurar la calidad de la convivencia ciudadana, en tanto la comunidad educativa constituye un espacio privilegiado de convivencia interpersonal, jurídica, social y organizacional que servirá de modelo y que dará sentido a los estilos de relación- entre los niños, niñas y jóvenes, futuros ciudadanos del país. Por ello, una de las formas de avanzar en la construcción de una democracia sana y sustentable, es reconocer la importancia del Derecho Educativo como eje principal en el ámbito de la convivencia escolar.


EL INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN EN DERECHO EDUCATIVO (ISFDE.)

2 diciembre 2009

Nació del entusiasmo de un grupo de personas que sintieron la necesidad de hacer cosas con y para la comunidad.

         Este instituto brinda servicios de capacitación, perfeccionamiento y actualización docente, y de la comunidad educativa en el derecho escolar y las normas de convivencia, la formación ciudadana y los valores de la cultura de la paz.

         Los constantes y crecientes avances científicos, tecnológicos y culturales, que se verifican en el país, en Latinoamérica y en el mundo, exige de la educación en general y de los educadores en particular, un proceso de incorporación de nuevos conocimientos en Derecho Educativo y normas de convivencia escolar, que facilite la transformación necesaria que la Argentina reclama. Que la calidad de la Educación debe aportar, incorporando en todos los niveles y modalidades de la enseñanza un contexto de normas de convivencia escolar abiertas, basada en valores, con la intervención de toda la comunidad educativa, innovadoras, con contenidos significativos y útiles para la realización plena del hombre.

         La idea del perfeccionamiento docente parte de una verdad sencilla: el docente no nace, se hace; y en una sociedad en permanente cambio resulta impostergable reciclar los componentes de la sabiduría del docente, es decir todo ese capital de saberes prácticos donde interactúan constantemente, las experiencias personales, las representaciones sociales asimiladas, los aprendizajes formales realizados y las reflexiones sobre la práctica cotidiana.

         Trabajamos desde la convicción que los docentes pueden dar a los niños, a los adolescentes y a los adultos lo mejor de sí; para lo cual será necesario acercarlos a las teorías más iluminadoras de su práctica cotidiana, brindarles un espacio que les permita compartir sus experiencias y comunicar sus saberes.

         Al referirnos al saber docente, objeto de toda acción de capacitación y perfeccionamiento, estamos definiendo el saber formar, y esto no es meramente inducir, orientar y/o animar un aprendizaje, sino que es hacerlo en un contexto de transmisión cultural de determinados valores.

         Las acciones de actualización del Derecho Educativo abarcarán todas las áreas, niveles, modalidades y jerarquías, en los contenidos de la cultura de nuestro espacio y nuestro tiempo; en forma de cursos, paneles, mesas redondas, jornadas periódicas y/o intensivas.

         También se piensa en jornadas de trabajo institucionales y/o regionales a partir de las demandas planteadas por los usuarios, sobre problemáticas cotidianas de la vida escolar o comunitaria, en servicios de asesoramiento legal y normativo para la implementación de proyectos institucionales de normas de convivencia y formación ciudadana, tanto de la escuela para adentro, como en su relación con el medio.


APLICACIÓN DEL DERECHO EDUCATIVO EN LA ESCUELA

13 octubre 2009

Propuestas, acuerdos y compromisos relativos a normas de convivencia y habilidades sociales

 

            El Plan de Derecho Educativo para la Convivencia Escolar, ve necesario dotarse de unas normas claras y concretas para toda la escuela, pero para que las normas puedan ser interiorizadas por los alumnos, deben de salir del seno de cada aula. Así en cada grupo de alumnos se debatirá acerca de conductas y actitudes que causan problemas y partiendo de esto serán los niños los que hagan las propuestas de las normas que ellos consideren necesarias.

 

            Es necesario tener en cuenta que de modo previo a la norma, los niños deberán adquirir los valores y las habilidades necesarias para el cumplimiento de la misma, así dentro del plan de acción tutorial deberán trabajarse dichas habilidades sociales de modo proactivo.

 

            Se contempla también la necesidad de trabajar las normas tanto con los alumnos como con las familias así como con los docentes, explicándole a cada una de las partes implicadas cuáles son sus derechos y sus deberes así como las consecuencias del no cumplimiento.

 

            Las normas a trabajar se pueden dividir en tres grupos: NORMAS GENERALES DE LA ESCUELA (CODIGO DE CONVIVENCIA) -NORMAS DE AULA – NORMAS DE SEGURIDAD.

 

            Cada ciclo concretará la forma de llevar a cabo la elaboración de las normas según las necesidades y edades de los niños

 

 

Educación Infantil

 

— Se trabajarán en asamblea con los personajes de cuentos y otros que los niños ya conocen.

— Se realizarán carteles para poner en clase.

— Se recordarán las rutinas en forma diaria.

 

Primer Ciclo de Primaria.

 

            Para hacer consciente al niño de la necesidad de la norma cada día se planteará una actividad que motivará al niño y con la que descubrirá esta necesidad. Ejemplo: Se aprovechará un momento de alboroto en el aula para que el niño compare ese momento con otro en el que no había alboroto y se le pedirá que exprese en qué momento se sintió mejor y por qué cree que fue así.

 

            Las normas que se acuerden se repetirán cada día y también en momentos puntuales en los que venga bien.

 

 

Segundo Ciclo de Primaria

 

            El proceso a seguir será igual al descrito anteriormente y se realizarán murales escritos y con dibujos para facilitar la entrada de información a aquellos niños que no saben leer.

 

            En la clase de 3º se revisarán las normas que ya están en marcha y se expresarán de forma positiva ya que existen pero están en negativo.

 

 

Tercer Ciclo de Primaria

 

            En asamblea se procurará guiar a los niños para que se den cuenta de la necesidad de la norma. Ellos mismos las irán elaborando (no muchas) de modo inductivo y grupal, se seguirá este mismo proceso para la elaboración de las consecuencias del no cumplimiento.

 

            Cada cierto tiempo se revisarían los acuerdos adoptados en la asamblea con la posibilidad de poder ampliar poco a poco el número de normas a cumplir.

 

            Se realizará un cuadro-mural en el que se expondrán las normas y consecuencias. Se entregará una copia del mismo a la familia.

 

 

Para el Ciclo de SECUNDARIA

 

            En asamblea se hará un inventario de comportamientos desadaptados y socialmente aceptados. Estos comportamientos se clasificarán en dos columnas.

 

            Entre todos se intentará ver la necesidad de reducir los comportamientos desadaptados, establecer normas y trabajar habilidades sociales que faciliten el cumplimiento de éstos.

 

            Las normas se pronunciarán siempre en positivo.

 

            Se realizarán murales para exponer los derechos y obligaciones de alumnos y docentes.

 

 

Conclusiones comunes a los diversos ciclos

 

            Del trabajo realizado en los distintos ciclos se extraen una serie de aspectos comunes que debemos tener siempre en cuenta a la hora de trabajar las normas:

 

1.     Los alumnos deberán ser conscientes de la necesidad del establecimiento y cumplimiento de las norma

2.     s, sólo así llegarán a interiorizarlas.

 

            2. Las normas deberán ser propuestas y consensuadas en el seno del aula, nunca impuestas por el docente, así también deberán consensuarse las consecuencias del no cumplimiento.

 

            3. Serán pocas, claras, concisas y tendrán en cuenta las posibilidades y características de los alumnos a los que van dirigidas.

 

            4. Se expresarán siempre que sea posible de forma positiva.

 

            5. Se colocarán de forma visible tanto en el aula como en la escuela.

 

            6. Se trabajarán de forma sistemática a lo largo del día y en los momentos adecuados, no sólo cuándo se incumpla.

 

            7. Se valora de forma positiva el establecimiento de asambleas para el trabajo y tratamiento de las normas.

 

 

 

EJEMPLOS DE NORMAS QUE SE HAN TRABAJADO EN ESCUELAS

 

 

— En el patio, tirar los papeles a la papelera.

 

            Se recordará a los alumnos antes de salir al recreo que deben tirar los papeles de sus golosinas a la papelera del aula.

 

            Para motivar a los alumnos y contribuir a la interiorización de la norma, se elabora un video en el que se recogen imágenes del patio antes y después de un recreo. La finalidad de este video es mostrar a los alumnos el resultado de sus acciones y concienciarlos de la necesidad de cumplir dicha norma. Los docentes deberán preparar actividades previas y posteriores a la visualización del video.

 

 

— Salir de clase a pedir algo.

 

            En relación con esta norma se pretende que el niño sea capaz de acudir a otra aula a pedir o comunicar algo de forma correcta. Para ello en el trabajo de esta norma se seguirán los siguientes pasos:

 

• Se llama a la puerta y el niño la abre dando el saludo.

• Pedir las cosas por favor.

• De no ser así se vuelve a su clase y se le dice que no ha hecho lo correcto.

• Los docentes vuelven a explicar lo que hay que hacer.

 

            Para trabajar esta norma se propone hacer una grabación por ciclos para que los niños puedan observar estos comportamientos y verbalizar antes de salir los pasos a seguir.

 

 

PROPUESTAS DE CONTINUIDAD Y MEJORA

 

            Para los próximos pasos proponemos:

 

— Realizar una evaluación inicial del cumplimiento de estas normas por parte de los alumnos, afianzarlas e ir introduciendo nuevas normas a nivel de la escuela, trabajando con los alumnos las habilidades necesarias para ello.

 

— Es necesario que exista un serio compromiso por parte de todos los docentes de la escuela en el cumplimiento de las normas con la finalidad de que todos podamos trabajar en una misma línea.

 

— Las normas y las consecuencias del no cumplimiento, deberán estar muy claras para todos los Sectores de la Comunidad Educativa: directivos- docentes-padres-alumnos-no docentes-ex alumnos, y se actuará siempre de forma acorde a éstas.

 

            Llevar un registro por aula del incumplimiento de las normas de cara a adoptar medidas más precisas y adecuadas con los alumnos más problemáticos.

 


EL DERECHO EDUCATIVO DEBE LOGRAR UNA SOCIEDAD EVOLUCIONADA

15 julio 2009

El derecho en la escuela se viste de normas de convivencia para lograr una cultura de paz, y busca dar un salto espiritual que lo transforme en herramienta indispensable del contrato social de la comunidad educativa para vivir en armonía en la escuela y en la sociedad.

Para ello debemos estar dispuesto a recrear la comunidad educativa de una nueva forma, con nuevos acuerdos basados en valores olvidados que permitan acuerdos entre los miembros que conforman la comunidad escolar que reflejen comprensión sobre la necesidad de abandonar la competencia y la lucha, y reemplazarla por paz y armonía.

Los nuevos acuerdos a lograr en la comunidad educativa deben producir normas de convivencia que lleven a la escuela y a la sociedad a dar un salto gigantesco desde donde está ahora –sumida en la violencia- y llevarla hacia una sociedad altamente evolucionada. Para lograrlo debemos plantearnos un plan que con pequeños pasos dados día tras día, nos lleve a la transformación deseada.

El Derecho Educativo para la Convivencia Escolar (P.D.E.C.E.), es el proceso formativo, continuo y permanente que fundado en valores pretende desarrollar una cultura escolar que ayude a los sujetos de la comunidad educativa a crear normas de convivencia idóneas para afrontar los conflictos escolares y resolverlos de forma pacífica y justa.

 


El Derecho Educativo

1 julio 2007

SINTESIS GUIADA DE DERECHO EDUCATIVO

 

NOCIONES PARA PRINCIPIANTES QUE LE AYUDARAN A ENTENDER MEJOR AL DERECHO EDUCATIVO

 

1.- ¿Que estudia el Derecho Educativo?

 

            El Derecho Educativo estudia esencialmente la norma educacional, su integración en el sistema y su incumbencia desde el punto de vista propio del derecho, los principios que contiene y la doctrina que le dio origen.

 

 

2.- ¿Cómo Definiría al Derecho Educativo?

 

            Se trata del enfoque de la ciencia jurídica destinado a investigar las fuentes, el origen histórico, la naturaleza, objeto, elementos y fines de la regulación educativa en todos sus aspectos, comprendiendo lo público y lo privado en su aspecto internacional, nacional, provincial y municipal, analizando su incidencia como herramienta motriz de la integración y desarrollo comunitario en la proyección cultural de los núcleos sociales para mejorar su futuro.

 

 

3.- ¿Cuándo nace el Derecho Educativo?

 

    El Derecho Educativo nace con la sociedad, ya que el hombre para vivir en sociedad necesitó de reglas que rigieran las interrelaciones humanas y a su vez el derecho de los padres a la educación de sus hijos, representa un derecho natural que siempre existió en las sociedades. Si tenemos en cuenta que derecho + educación = Derecho Educativo; llegamos a la conclusión de que el mismo es el primer derecho que se reconoció en el universo.

 

 

4.- ¿Es un derecho multidimencional?

 

    El mundo jurídico-educativo no está compuesto unidimensionalmente (norma-ordenamiento jurídico) como se lo enseña hasta hoy, sino como ha sido presentado el Derecho Educativo dentro del modelo jurídico multidimensional, que comprende una red de relaciones complejas cuyos componentes claves son los términos de la relación persona-sociedad-cultura-educación-derecho.

 

 

5.- ¿Por qué se lo considera un derecho Humano principal?

 

            El Derecho Educativo es un derecho humano principal, porque es imprescindible su existencia,  para el ejercicio de los otros derechos humanos;  y constituye un instrumento indispensable para lograr los objetivos de la igualdad, el desarrollo y la paz.

 

 

6.- ¿Podemos considerar al Derecho Educativo como clave?

 

            El Derecho Educativo puede considerarse como un derecho clave puesto que permite el completo ejercicio y disfrute de todos los demás derechos humanos. Todos los derechos civiles, culturales, económicos, sociales y políticos pueden disfrutarse de mejor manera si las personas han recibido una educación mínima. La efectiva implementación del Derecho Educativo es por lo tanto un requisito previo para la democratización y para la total participación de todos los ciudadanos en todas las esferas de la vida.

 

7.- ¿Cuáles son los sujetos del Derecho Educativo?

    Los sujetos del derecho educativo son los  educadores, los educandos, los padres y/o representantes legales, los propietarios de los establecimientos educativos, los auxiliares docentes o no docentes, los exalumnos y las autoridades del sistema educativo.

 

8.- ¿Para que le sirve el Derecho Educativo a los sujetos?

            El Derecho Educativo debe asegurar relaciones respetuosas entre los sujetos miembros de la comunidad educativa superando las prácticas discriminatorias, y enseñar a los mismos a desenvolverse en una institucionalidad normada por reglas de derecho consentidas y respetadas, resolviendo los conflictos de manera justa y formativa.

 

9.- ¿Qué debe lograr el Derecho Educativo en la educación?

            El Derecho Educativo debe contribuir a lograr un sistema educativo organizado a base de la descentralización, la participación, la democratización de la vida escolar y permitir relaciones estrechas entre la escuela y la comunidad local, integrando la educación formal, no formal e informal.

 

 

10.- ¿Qué materias comprende el Derecho Educativo?

 

    El Derecho Educativo abarcar lo referente al derecho político educativo (referido a la conformación de la educación pública); el derecho constitucional educativo (que estudia los preceptos contenidos en nuestra ley fundamental);  el derecho federal educativo (estudia la Ley de Educación Nacional Nº 26.206 y toda legislación y jurisprudencia nacional escolar); el derecho provincial educativo (abarca las constituciones provinciales, leyes generales de educación, jurisprudencia, y administración provincial); el derecho municipal educativo (el régimen educacional de las municipalidades autónomas); el derecho privado educativo (estudia el derecho desde el enfoque de las normas contenidas en los Códigos: Civil, Comercial, etc.); el derecho laboral docente (estudio de los estatutos y normas administrativa y privadas que rigen la relación contractual con la actividad docente); el derecho internacional educativo (que analiza el derecho comparado educativo y el comunitario).

 

 

 

11.- ¿Qué debe promover el Derecho Educativo?

 

    Por medio de su acción del Derecho Educativo debe promover un amplio desarrollo de las relaciones humanas en la comunidad educativa, concertando normas de convivencia para su desarrollo y creando órganos participativos y democráticos para afianzar su implementación.

 

 

12.- ¿Cuál es su misión en la nueva escuela?

 

    La misión del Derecho Educativo en estos días es abolir y erradicar los paradigmas impuestos por la organización escolar de tinte normativo, individualista y punitivo; reemplazándolos por un sistema humanista, integrador y comprensivo para lograr una conciencia de convivencia armónica en la comunidad educativa, con la colaboración de la familia y el medio social.

 

 

13.- ¿Defina su meta principal?

 

            La meta principal del Derecho Educativo es el desarrollo integral de la persona para bien de si mismo y de la sociedad en que vive, creando una responsabilidad social basada en el dialogo y la participación democrática.

 

 

14.- ¿Cuál es su papel ante el conflicto?

 

            El Derecho Educativo debe ser un actor fundamental para lograr que los conflictos que se planteen en las unidades escolares puedan ser transformados creativamente y de forma no violenta.

 

 

15.- ¿Su finalidad principal?

 

            El Derecho Educativo debe tener como finalidad principal, que los sistemas educativos contemporáneos lo usen como herramienta transformadora para formar ciudadanos responsables en los valores de la paz, la solidaridad, la cooperación, la tolerancia, el respeto de los derechos humanos y las libertades.

 

 

16.- ¿En que debe contribuir?

 

    El Derecho Educativo debe contribuir a la implementación de la democracia, la tolerancia, los derechos humanos y la mejora de la convivencia escolar y social, mediante el desarrollo de planes  normativos específicos de prevención de la violencia, dirigidos a toda la comunidad educativa.

 

 

17.- ¿Cuál es su rol en la escuela?

 

            El Derecho Educativo debe ser el vértice principal de la educación para la paz, por medio de la cual se pretende erradicar la cultura de la violencia de nuestras vidas y de nuestros pensamientos, así como fomentar la pedagogía de la tolerancia, de la receptividad, de la ternura, la alegría y la esperanza

 

 

18.- ¿Cómo se lo implementa en la escuela nueva?

 

    El proyecto de implementación en la nueva escuela de un Derecho Educativo a favor de la paz y de la convivencia requiere el esfuerzo y el trabajo conjunto, decidido y comprometido de todos los agentes educativos, gremios docentes, universidad, familias, administraciones locales, provinciales y nacionales,  medios de comunicación, redes asociativas, ciudadanía en general e instituciones.

 

 

19.- ¿Qué podemos lograr como objetivo final?

 

            El Derecho Educativo busca la construcción de la paz fundamentalmente como justicia. Este objetivo es, en definitiva, la transformación de las relaciones y estructuras de poder, la transformación de la sociedad misma.

 

 

20.- ¿Cómo contribuye en la transformación del Derecho?

 

            Dentro de la transformación que sufre el derecho en la actualidad, se hace imprescindible que las normas de convivencia en cada unidad escolar no sean impuestas, sino que deben ser el fruto de la concientización y aceptación de cada unos de los integrantes de la comunidad educativa.

 

 

21.- ¿Cómo se imagina el futuro desarrollo del D.E.?

    El desarrollo futuro del Derecho Educativo debe servir de puente entre familia-alumno-docente y debe contemplar expresamente, en su condición de derecho humano principal, la inclusión de la diversidad, el problema de la desigualdad, el acceso y la permanencia en la educación, la importancia del protagonismo infantil, la vivencia de la democracia y los derechos-deberes en la escuela, la participación de toda la comunidad local en la educación, aprender el respeto de principios y valores,  promover la vida en comunidad y la resolución pacifica de los conflictos son ejes temáticos a tener en cuenta para su implementación.

 

22.- ¿Cuál es la reflexión final?

            Fundamentado en la universalidad y integración de los derechos humanos, el Derecho Educativo en la escuela debe servir para erradicar definitivamente la exclusión de cualquier “sujeto educativo” por ser diferente culturalmente, por su clase social, el distinto por problemas emocionales, el distinto en los logros de los estándares de competencias, en las dimensiones lingüísticas y lógica-matemáticas, el distinto físicamente; el distinto familiarmente etc.; prohibiendo expresamente que pueda ser expulsado, sancionado, desterrado etc., como en los tiempos históricos de mayor “barbarie” e incivilidad.

 

23.- ¿Cómo podemos profundizar estos temas?

    Estas preguntas fueron extractadas de documentos publicados e inéditos del Dr. Raúl Edilberto Soria, por lo que debe dirigirse a su página Web: http://www.derechodeleducador.ya.st/.

            También puede comunicarse por medio de mail para solicitar los documentos o pedir el dictado de cursos, seminarios o talleres.

Comunicarse a: docsove@hotmail.com. y/o docsove@educ.ar.